El pueblo sirio

Una nueva Noche de té y solidaridad: el viernes 15 de enero tres personas de origen sirio, Nafed Diab Asab, médico ya jubilado, Raed Aljundi, que trabajó durante 5 años en la Embajada española en Damasco, y Nissrin Aljundi, licenciada en Filología inglesa, dieron su testimonio en el que hablaron muy poco de una guerra que ya conocemos todos a través de las noticias, y bastante de su pueblo, su rica historia, su vasta cultura, su apertura y respeto a todas las etnias y religiones que han convivido siempre en paz hasta que estalló el conflicto armado hace unos 5 años.

En una sala llena de gente, al final Nissrin contó su experiencia de huida de Siria donde le esperaba, a ella y su familia, una muerte casi cierta. A lo largo de sus intervenciones declararon su esperanza en un futuro mejor y el resurgir del verdadero espíritu del pueblo sirio.