La Biblia, ¿palabra humana o palabra de Dios?