Una parada en el camino

El sábado 16 de febrero un buen grupo de 25 personas, la mayoría mujeres del entorno del Centro Arrupe, aprovecharon una mañana y tarde de reflexión, juego y oración para mirar con más profundidad su momento vital. Fue en el Curso En el otoño de la vida.
A través de la dinámicas que propusieron Marcelino Escobar y José Yruela, cada persona pudo explorar sus sueños, como niños y como adultos, tocar las heridas y frustraciones que han formado parte de la vida y reconocer la propia historia de salvación en la que Dios ha estado presente para así seguir soñando con esperanza.
Más allá de las posibles orientaciones o recetas que pueden necesitarse para afrontar el tramo final de la existencia, todos los presentes terminaron este taller vivencial con más fuerza y claridad para vivir cada día abiertos a nuevas oportunidades.