¡Bienvenidos de nuevo al Centro Arrupe!

Un curso más. Unos meses por delante llenos de proyectos y deseos.

Porque esta es nuestra historia: buscar y dejar que Dios nos salga al encuentro. Y lo hace a través del compartir en un grupo, a través del encuentro con uno mismo en el silencio, al escuchar una conferencia o ver una película, al saber que compartimos sueños y nos sentimos unidos en esta familia que es el Centro Arrupe.

Queremos hablar de Dios y no podemos hacerlo sino desde nuestra particular existencia entre tareas, familia y compañeros de camino, en medio de la ciudad.

Un curso por delante que deseamos cargado de presencias. La tuya y la mía, porque en ese encuentro profundo de lo que somos se genera fraternidad. Una fraternidad que tanto nuestro mundo necesita.

Hagámoslo posible. ¿Quieres?