CELEBRAMOS LA AMISTAD, A LA LUZ DE SAN PEDRO CLAVER

San Pedro Claver es un icono de la entrega a los marginados de su tiempo cuando en el siglo XVI esperaba la llegada de los barcos negreros en Cartagena de Indias. Se hizo “esclavo de los esclavos” para decir una palabra de aliento a los que habían perdido la esperanza. Hoy como ayer rescatamos su testimonio de amor y dejamos que aliente nuestro comienzo de curso en el Centro Arrupe.
La eucaristía celebrada el pasado miércoles recordando su figura también nos ayudó a presentar a Dios todo lo que el Señor nos regala a través de las actividades que el Centro organiza. Especialmente hicimos presente a la Asociación Claver, que quiere dar respuesta a la realidad sufriente de inmigrantes y refugiados.
Unas 50 personas nos reunimos a celebrar este comienzo de curso en la eucaristía. Así compartimos vida y proyecto dejándonos interpelar por el espíritu de las bienaventuranzas.